Trabajar desde casa como generadora de contenido freelance parece tan sencillo como sentarte y comenzar a trabajar para tus clientes. Pero solamente hacer este sencillo gesto ya supone un gasto que tienes que prever si quieres dedicarte a ello.

No necesitas hacer una gran inversión inicial, pero sí contar con lo mínimo para poder trabajar a gusto y con las garantías necesarias para encontrar a tus potenciales clientes y hacer un trabajo de calidad.

¿Quieres saber cuáles son las inversiones que necesitarás hacer para comenzar tu carrera como freelance? Te cuento las que para mí son absolutamente imprescindibles.

Espacio de trabajo

Lo habitual es que un periodista freelance trabaje desde su propio domicilio, pero cada vez se dan más casos de profesionales freelance que prefieren separar su vida personal de la profesional y optan por acudir a diario a un espacio de coworking.

Realmente ambas opciones son válidas. Trabajar en tu propia casa es probablemente la más cómoda, pero si eres una persona poco organizada o crees que te resulta motivador estar en contacto con otros profesionales, acudir cada día a una oficina compartida puede hacer que te centres más y ayudarte a generar interesantes sinergias.

En ambos casos el simple hecho de sentarte a trabajar te costará dinero. En tu domicilio tienes que tener en cuenta los gastos mínimos de luz, agua, gas y calefacción que te supone permanecer allí las horas diarias que le vayas a dedicar a la actividad profesional. Por el contrario, si acudes a un espacio de coworking todos estos gastos estarán incluidos, pero tienes que calcular los gastos de transporte hasta la oficina y la posibilidad real de comer algunos días fuera de casa o al menos salir a tomar un café con los compañeros de vez en cuando.

Presupuesto: los espacios más baratos de coworking en Madrid rondan los 90 euros al mes. Teniendo en cuenta los gastos extras de café, comidas y transporte, la cifra aproximada ascendería a 120 euros. Los gastos en tu domicilio serían algo menores, pero pueden acercarse a esta cantidad en algunas épocas, como el invierno, si tienes que incluir la calefacción en el presupuesto.

Dispositivos móviles

Un ordenador, un móvil e Internet. Es lo mínimo y fundamental que necesitarás para comenzar a generar contenido. El ordenador puede ser un ordenador de sobremesa o un portátil. Yo suelo trabajar habitualmente con ordenador de sobremesa con una pantalla de gran tamaño porque me resulta más cómodo, pero lo complemento con un portátil que me llevo si tengo que trabajar alguna tarde fuera de casa o cuando me voy a de vacaciones.

Si tienes pensado hacer un único gasto, te recomiendo un portátil, que podrás llevarte a cualquier lado. Yo no utilizo tablet, pero si tú crees que puede resultarte interesante hay actualmente en el mercado algunos modelos 2 en 1 con excelentes resultados. En cuanto al móvil, lo único recomendable es que, a ser posible, tenga una pantalla lo suficientemente amplia, para que te resulte más cómoda la gestión de las redes sociales.

En este apartado tecnológico tendrás que añadir las licencias de los programas informáticos que vayas a utilizar, Internet y la tarifa de datos móviles que necesitarás para estar conectado cuando estés fuera de tu domicilio. Estos dos últimos conceptos puedes unirlos en una única tarifa mensual con algunas compañías.

Presupuesto: teniendo en cuenta que adquieras un ordenador, un móvil, los programas informáticos, Internet y datos, tendrías que hacer una inversión mínima de 900 euros.

Una página web y sus extras

Tu página web se convertirá en tu mejor tarjeta de presentación a la hora de captar clientes. Puedes hacerla tú mismo utilizando una plantilla, pero el resultado nunca será ni parecido al que lograrás si contratas un buen diseñador web.

Quizá este gasto te pueda parecer el menos importante de todos, pero realmente será el único que puedan ver de forma directa tus clientes, por lo que merece la pena realizar una inversión inicial en el que será tu primer contacto con ellos. Recuerda que la primera impresión es la que cuenta. No tendrás otra oportunidad.

Una página web sencilla pero atractiva, con un buen diseñador web, puede costarte alrededor de 1000 euros. A ello hay que sumarle el dominio que quieras adquirir, que puede salirte por menos de 10 euros anuales, y el hosting, que te costará alrededor de 100 euros al año.

Otros gastos añadidos que te tendrás que plantear será la posibilidad de contratar un fotógrafo que te haga las fotos (aunque siempre puedes utilizar fotos de recurso de un banco de imágenes), un copywriter profesional que te haga o te revise el texto (aunque puedes hacerlo tú mismo y aquí te dejo algunos consejos) y un experto SEO que te eche una mano en posicionamiento.

Presupuesto: contando tan solo con que de momento inviertas en una página web, el dominio y el hosting, el desembolso inicial sería de 1.100 euros aproximadamente.

Útiles varios

Éste es el gasto más personal de todos y depende mucho del trabajo que vayas a realizar, pero lo cierto es que tener a mano ciertos útiles de trabajo te puede hacer la vida más fácil.

¿Vas a mantener reuniones con clientes a través del teléfono? Yo realizo reuniones telefónicas que se alargan incluso una hora cuando, por ejemplo, estoy elaborando un catálogo corporativo o el texto de una web. En estas ocasiones, los clientes me tienen que dar muchos datos y la conversación suele ser larga. Por ello, cuento con una grabadora telefónica y unos auriculares telefónicos con micrófono incorporado que me permiten mantener la conversación sin necesidad de sujetar el teléfono. Tener las manos libres para tomar notas es muy cómodo, por lo que para mí este gasto formaría parte de los fundamentales.

En cualquier caso, si no quieres realizar este desembolso inicial, al menos tienes que tener en cuenta todo lo necesario para trabajar. Suponiendo que tengas mesa, silla y lámpara, tendrás que reservar una pequeña cantidad para impresora, folios, libreta, bolígrafo, calendario o subrayadores. ¡Lo que estimes oportuno!

Presupuesto: si quieres hacerte con una pequeña grabadora, auriculares, impresora y material de oficina, el presupuesto puede rondar los 250 euros.

Darse de alta como autónomo

Ser periodista freelance, al menos en España, supone darte de alta como autónomo para poder facturar. Si es la primera vez que te das de alta o no te has dado de alta en los últimos dos años, existe una tarifa plana de 50 euros al mes para nuevos autónomos. Pagarás esta cantidad durante un año y luego tendrás una reducción del 50% durante el siguiente semestre, y del 30% durante otro semestre más. Si no estás en esta situación, la cuota mínima a partir de enero de 2019 es de 283 euros.

Presupuesto: suponiendo que no puedas acogerte a la tarifa plana, el presupuesto sería de 283 euros.

Gastos totales

Teniendo en cuenta este pequeño glosario de gastos, lo que supondría a un periodista freelance comenzar a trabajar como tal serían 2.650 euros aproximadamente. Por ello te recomiendo que, antes de lanzarte, calcules bolígrafo o Excel en mano los gastos iniciales que tú consideras fundamentales, y que pueden hacer variar este presupuesto que he calculado yo basándome en mi experiencia de casi 20 años en la profesión. Puede, por ejemplo, que ya tengas ordenador, impresora o material de trabajo, o que no hayas caído en la cuenta de la cuota de autónomo o de la necesidad de tener una buena web. Por eso es importante que te hagas tu propio presupuesto.

Por otro lado, yo siempre recomiendo es tener algo de dinero ahorrado para hacer frente a esos primeros meses en los que los clientes llegan con cuentagotas.

¿Se me ha olvidado algún gasto? ¿Hay alguna otra inversión que consideras imprescindible? ¡Coméntamelo!

Pin It on Pinterest